miércoles, 16 de julio de 2008

La cosa va de curas

El nuevo padre de la parroquia estaba tan nervioso en su primer sermón que casi no consiguió hablar. Antes de su segundo sermón, el domingo siguiente, preguntó al Arzobispo como podría hacer para relajarse.



Éste le sugirió lo siguiente:- La próxima vez, coloque unas gotitas de VODKA en el agua y va a ver que, después de algunos tragos, va a estar más relajado.



El Domingo siguiente el Padre aplicó la sugerencia y en efecto se sintió tan bien que podría hablar hasta en medio de una tempestad, totalmente relajado.

Luego del sermón, regresó a la sacristía y encontró una nota del Arzobispo que decía lo siguiente:



Apreciado Padre Antonio: La próxima vez, coloque unas gotas de Vodka en el agua y no unas gotas de agua en el Vodka.



Le anexo algunas observaciones para que no se repita lo que vi en el sermón de hoy:



- No hay necesidad de poner limón en el borde del cáliz.

- Aquella caseta, al lado del altar es el confesionario y no el baño. *

- Evite apoyarse en la imagen de la Virgen y mucho menos abrazarla y besarla.

- Existen 10 mandamientos y no 12.

- Los apóstoles eran 12 y no 7, y ninguno era enanito.

- No nos referimos a nuestro señor Jesucristo y sus apóstoles como "J.C.& Compañía".

- No debe tratar al Papa por "El Padrino".

- El agua bendita es para bendecir y no para refrescarse la nuca.

- Las ostias son para distribuirlas en el pueblo. No deben ser usadas como aperitivo para acompañar el vino.

- La iniciativa de llamar al público para bailar fue buena pero hacer trenecito por toda la iglesia, NO!



Atentamente: El Arzobispo IMPORTANTE: Aquel sentado en el rincón del altar, al cual Ud. se refirió como "Putin, trasvesti con faldita", era yo! "

1 comentario:

kyle xy dijo...

Jajaaj seguro que Dios lo despidió por estar borracho en el trabajo.Juas.
SALU2