miércoles, 22 de octubre de 2008

Ojo con quién fumas

Es curioso la falta de educación de alguna gente, sin ir mas lejos ayer Mónica y yo decidimos compartir mesa con un perro. Se nos ocurrió sentarnos en la terraza de un bar para tapear algo, cuando ya íbamos a empezar a comer una señora de mediana edad creyó conveniente dejarnos su perro a nuestro cuidado mientras ella charlaba en otra mesa con sus amigas. El perro(o Chico como decidimos apodarle, al fin de al cabo nos hicímos amigos) fue atado por su dueña en una farola que estaba justo a dos palmos nuestro, el pobre se pasó llorando y ladrando todo el rato, cosa que llegue a comprender viendo a la dueña que tenía. Para colmo en la otra mesa había una chimenea andante de las que te deja la ropa para tirarla, a ella le dedico este spot.

3 comentarios:

Montse dijo...

Ay va la leche!!!!! Que lo mismo la de la chimenea era yo!!!!!!jejeje

Lo sabía, antes o después iba a salir en "los papeles" aunque fueran ciber-papeles. Ô¿Ô

Pues menudo ratito entre el concierto a una voz del perro, y el "ahumado" de la vecina de mesa, te dieron el ratito!!

Besitos encanto

DaniBai dijo...

aunque no sea muy educado, un buen eructo siempre da resultado jajaja (sin haberlo planeado ha salido un pareado jaja)

silicongirl dijo...

O ponerse a ladrar como el pobre perrito a lo mejor también habría sido una buena solución.
Yo, la verdad que no aguanto a las chimeneas.